26 nov. 2010

PRIVACY

¿Nunca te ha pasado que lloraste tanto que te duele cerrar los ojos? ¿Nunca te ha pasado que tus fobias del pasado te vuelven a acosar arrinconándote? Quizá no sea lo más fácil, lo más simple, pero es la vida. No, no soy un princesa atrapada ni una loca sin remedio. Tampoco soy una mujer totalmente triste y perdida. No soy solo eso, pero en palabras descargo ese lado oscuro que si no fluye, no te deja respirar. El lado punzante plasmado en palabras, en delirios, en manchas, en fotografía. Hoy sigo buscando vidas en páginas cargadas de tinta negra. Sigo intentando ver mundos a través de una foto más. Sigo soñando con hablar sin que alguien busque mi nombre en Google y  se informe de mis movimientos. Es mi vida, son mis consecuencias, mis lágrimas, mis manías, MI LIBERTAD. Mis sueños y mi amor. Soy yo, bella y oscura.

3 nov. 2010

CRISIS

Iba por las calles y los truenos no me detenían. De pronto, un rayo láser en el cielo pintó los edificios más altos de un rojo oscuro. No pude evitar pensar en sangre. Me escondí en un restaurante hasta el final de la tormenta láser. Una mujer llorando subió a mi auto y la llevé a su casa. Nunca supe su nombre. Minutos después estaba muy lejos. Una especie de conservatorio. Bailaba con una amiga del colegio en un "salón prohibido" con ropas formales y música de una época distinta. Corrimos al escuchar pasos. Llegué a casa y habían niños muertos, mujeres intoxicadas. Me refugié en el baño, como en aquellas épocas, y me cubrí con una sábana blanca que repentinamente se llenó de sangre. Comía galletas, pero ninguna llegó a mi boca. Solo pude gritar cuando vi el balcón abierto. La idea de un hombre entrando a mi habitacíón era terrorífica. Grité hasta lograr abrir los ojos. Estaba sola en casa. Mi abuela a muchos kilómetros de distancia calmó mis miedos. Yo era una niña con temor a la oscuridad.